Herramienta:

Ver PDF Ruta Metodológica para la Gestión Comunitaria del Riesgo

Introducción

    La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja en los últimos cuatro años vienen impulsando el conocimiento de herramientas para la gestión comunitaria del riesgo como instrumentos que promueven un enfoque más acorde al concepto moderno de la gestión de riesgos y que está sintonizado con el compromiso de la Cruz Roja de buscar comunidades más fuertes y seguras (Resiliencia).  Este último postulado hace parte de los intereses y del compromiso de la Comisión Europea con el Marco de Acción de Hyogo[1].

    La Cruz Roja Colombiana (CRC) por su parte, desarrolla permanentemente herramientas orientadas a la reducción del riesgo y los preparativos para desastres que puedan afectar a las comunidades locales o los núcleos familiares, en especial aquellos que presentan altos niveles de vulnerabilidad o exposición a diferentes amenazas, para lograr esto, recientemente la Cruz Roja Colombiana (CRC), desarrolló las herramientas de ámbito comunitario y escolar llamadas “Ruta Metodológica para la Gestión Comunitaria del Riesgo” y “Ruta Metodológica para la Gestión Escolar del Riesgo”, que parten de la esencia participativa e integradora de la Gestión del Riesgo, con la cual se pretende ordenar la intervención institucional en los procesos locales de gestión de riesgos y promover procesos que se basen en las comunidades.

    La Ruta Metodológica para la Gestión Comunitaria del Riesgo es una  herramienta técnica que  fue desarrollada en el marco del proyecto “Fortalecimiento de la capacidad de respuesta, reducción del riesgo y adaptación para el cambio climático de la cruz roja colombiana 2008-2010” y que ha sido adaptada de acuerdo a las características y necesidades de la población para ser implementada en el marco del proyecto “Fortalecimiento de la Capacidad de Preparación para Desastres en las Comunidades en Riesgo de Inundaciones en el Departamento del Chocó 2011-2012”. Este proyecto hace parte del VII Plan de Acción DIPECHO y tiene como objetivo fortalecer la capacidad de las comunidades y de las instituciones locales del Municipio de Bojayá ubicado en el Departamento del Choco-Colombia para hacer frente a las inundaciones.

    Lo anterior se hizo considerando la ruta metodológica, como una herramienta que ayuda a recopilar, analizar y sistematizar, de una forma estructurada y lógica, información sobre la vulnerabilidad de una comunidad a una determinada amenaza. Esta información luego se utiliza para diagnosticar los riesgos principales y las capacidades actuales de la comunidad, contribuyendo a la preparación de actividades dirigidas a reducir la vulnerabilidad de la población ante posibles desastres y a incrementar su capacidad de supervivencia y recuperación tanto para los organismos locales y como para las comunidades vulnerables.


    [1] Segunda Conferencia Mundial sobre la Reducción de los Desastres que se celebró en Kobe, Hyogo, Japón, llevó a la aprobación del Marco de Acción de Hyogo 2005-2015: Aumento de la resiliencia de las naciones y las comunidades ante los desastres por parte de 168 Estados.

Concepción

Es una herramienta que le sugiere al facilitador un orden lógico y una metodología para abordar el desarrollo de proyec­tos y actividades de reducción de riesgo con énfasis en comunidades vulnerables.

Objetivo de la Herramienta: 

Contextualizar las actividades de Reducción del Riego de Desastres (RRD), en el marco propuesto por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y La Media Luna Roja (IFRC), buscando con ello gene­rar un lenguaje unificado al interior de la Sociedad Nacional de la Cruz Roja Colombiana, con un único propósito el cual es brindar a los/las facilitadores/as un acceso fácil y rápido a herramientas en cada etapa de un proyecto o programa cuyo objetivo sea el compromiso y la participación de la comunidad local.

Formato:La herramienta se encuentra en documento físico y digital

Tiempo de Diseño: 2 Años

Descripción técnica: La herramienta es un modelo de aprendizaje que le sugiere al facilitador un orden lógico de intervención comunitaria (que está compuesto por 10 pasos que incluyen desde la identificación de riesgos hasta la articulación entre las actividades de Reducción de Riesgos de Desastres (RRD) y las perspectivas de desarrollo del municipio),  y que integra una metodología para abordar el desarrollo de proyectos y actividades de reducción de riesgo con énfasis en comunidades vulnerables; pasando a ser un instrumento eficiente, que permite evaluar el progreso alcanzado por una comunidad en los diferentes temas relacionados con la RRD y la preparación para desastres.

La herramienta  pretende establecer una ruta metodológica unificada respecto a las actividades de reducción que deban desarrollarse con comunidades expuestas y vulnerables en el territorio nacional, esto permite referenciar otros enfoques existentes respecto a la RRD, que pueden ser aplicados en el marco de programas, proyectos y actividades desarrolladas con comunidades, generando la  interacción de conocimientos que emergen por medio de la integración de experiencias y saberes que agrupan el   conocimiento y las experiencias de otros entes territoriales.

Descripción Conceptual: La Ruta Metodológica implementa unos conceptos claros y definidos de Gestión Comunitaria del Riesgo garantizando que la terminología y métodos utilizados se integren con las prácticas de programación y planificación, monitoreo y evaluación en un proyecto o programa empleado para la RRD y preparación para desastres. Es así, como a través de los pasos que se presentan en la Ruta Metodológica de la Gestión Comunitaria del Riesgo, en este documento, se ubica  como estrategia fundamental para la proyección  de la propuesta conceptual, el taller, ya que éste contribuye en la construcción de los contextos tanto ambientales como educativos, en los cuales se desarrollan las diferentes actividades. La metodología de taller permite posicionar  como eje central de su trabajo una problemática particular y cotidiana, para  desarrollar sobre y alrededor de la misma, todos los eventos posibles de producción,  tanto en reflexión crítica como en acciones de proyección; atendiendo a sus principios conceptuales y de funcionamiento, que tienen su mayor significación en la visión  de proceso y elaboración de productos concretos.

El taller presenta la posibilidad de ir adecuando actividades, de acuerdo con las  necesidades de la dinámica de la Ruta de Gestión Comunitaria de Riesgos, permitiendo el trabajo sistemático del  propio proceso y la adecuación y/o ajustes pertinentes a los intereses de los actores  fundamentales.  Igualmente, permite la incorporación de  actividades tanto de carácter permanente como de carácter puntual, flexibilizando  el proceso constructivo y dejando ver los momentos, los espacios y los tiempos  requeridos para la exploración sobre el terreno así como para la obtención de  información, para el análisis de la misma y para la proyección de resultados en la  formulación de explicaciones y en la realización de acciones de intervención. 

¿A qué problema daba respuesta esta herramienta?

En la aplicación de la gestión del riesgo convencional se visualiza  que las personas que viven en regiones de alto riesgo están dispuestas a actuar directamente en la prevención, de esa manera, se han podido desarrollar estructuras locales, las cuales, en parte, reducen considerablemente el riesgo de la población. Sin embargo, se trata de un proceso de larga duración y a la vez frecuentemente difícil.

La herramienta tiene como finalidad generar una integración adecuada entre (comunidades, gobernanza, entidades públicas y privadas), siendo una  guía de pasos secuenciales, lógicos y mínimos que se deben de tener en cuenta al realizar un trabajo comunitario, en donde el proceso de planificación para la gestión de riesgo debe estructurarse de manera participativa, y se debe planificar según una estimación realista de los recursos, las capacidades y las competencias de los actores involucrados.

La gestión de riesgo se ha integrado a los nuevos desafíos que acentúan el trabajo a nivel local y la necesidad de un arraigamiento sostenible se basa en un modelo de desarrollo económico y social, ya que los desastres son el resultado de sumar el riesgo -entendido como la posibilidad de recibir una amenaza y la vulnerabilidad económica, social y territorial de la población. Para que la gestión de riesgos sea un proceso sostenible, es necesario disminuir de una forma articulada la vulnerabilidad, a través de una mejor planificación urbana, que impida asentamientos en riesgo, creación sostenible de viviendas, igualdad de acceso a los recursos, y tener una mirada de la comunidad como sujetos de derechos y deberes en la planeación de procesos  de desarrollo, teniendo  una visión integral de los principales componentes que intervienen para la gestión del riesgo.

 

Elaboración

La Ruta Metodológica para la Gestión Comunitaria del Riesgo se encuentra implícita  el marco del Proyecto “Fortalecimiento de la capacidad de preparación para desastres en las comunidades en riesgo de inundaciones en el Departamento del Chocó”, implementado por la Cruz Roja Colombiana bajo el lema “Comunidades más seguras y mejor preparadas”. Iniciativa que  contribuye a las metas que se propone la Federación Internacional de La Cruz Roja y La Media Luna Roja.

Para el desarrollo de la herramienta, hubo básicamente cinco momentos:

  • El primero la revisión, estudio y análisis de la ruta original[1], la cual fue adecuada al contexto propio del departamento del chocó.
  • Adecuación por parte de los instructores, los cuales tenían el conocimiento del contexto y la cultura del departamento, lo cual facilitó y agilizó el proceso.
  • evisión y aprobación técnica por parte   y conceptualmente de la herramienta.
  • Validación de la herramienta
  • Elaboración e implementación de la herramienta en el año 2008-2010

Fue necesaria la evaluación de la pertinencia  de aplicación de la herramienta en la zona y como se podría adecuar al contexto, sin dejar de lado el marco lógico del proyecto el cual indicó unas actividades puntuales las cuales se tuvieron en cuenta para evaluar el éxito o los desaciertos del mismo.

La herramienta fue adaptada en los tres meses iniciales de ejecución del proyecto DIPECHO y se aplicó durante el proceso del Componente 1- (Preparación para desastres, del  Proyecto DIPECHO 2011-2012), en especial en el cumplimiento del objetivo No1 Preparación para desastres, teniendo en cuenta que es una guía para el desarrollo de actividades encaminadas a la gestión del riesgo.

Para la elaboración de la Ruta Metodológica de la Gestión Comunitaria del Riesgo, se conformó un equipo de trabajo apoyado por delegados de entidades técnicas, expertos de la CRC que aportaron al análisis desde un punto de vista objetivo y sustentado en información obtenida sin desconocer el contexto del departamento del Chocó (cultura, costumbres, mitos y demás); esto con el objetivo de que las actividades que allí se planearan fueran las adecuadas para la comunidad y apuntaran a las necesidades de las misma.

Se utilizó como referencia la ruta original diseñada, la cual contaba con 13 pasos, descritos a continuación:

  1. Identificación de riesgos a nivel municipal
  2. Mapeo de prioridades, socios potenciales y actores claves
  3. Análisis de la vulnerabilidad y la capacidad – AVC
  4. Diagnóstico, Elaboración y Validación de línea base
  5. Validación de la línea de base
  6. Organización y fortalecimiento comunitario en RRD
  7. definiciones del plan comunitario para la gestión del riesgo
  8. Priorización de una iniciativa comunitaria para la reducción del riesgo de desastre RRD y la implementación de un sistema de alerta temprana SA
  9. Puesta a prueba del plan comunitario
  10. Definición de estrategias para actualización del plan comunitario para la gestión del riesg
  11. Articulación entre las actividades de reducción del riesgo RRD y las perspectivas de desarrollo de la comunida
  12. Evaluación parcial del programa
  13. Salida de la Cruz Roja y transferencia del proyecto

Y posteriormente se adaptó y aplicó la Ruta Metodológica para la Gestión Comunitaria del Riesgo para el departamento del Chocó que contó con 10 pasos  fusionando el paso 4 y 5, y el paso 10 y 11.  El paso 8 se omitió puesto que dentro del componente del proyecto DIPECHO CHOCO, no se contempla la implementación de los SAT[2]. (Se tomó  como referencia el conocimiento técnico de la zona). Para esta adaptación se generaron unas sesiones de trabajo con el equipo que se desempeñaron como facilitadores del proyecto DIPECHO, con el fin de socializar las ideas y darles forma acorde a la necesidad del territorio,  sin descuidar las características propias del mismo.

¿Quiénes fueron los involucrados en elaboración revisión y validación de la Herramienta?

Ana Marleiza Perea Trellez

Voluntaria de la Cruz Roja colombiana Seccional Chocó

Estudiante de psicología

Facilitadora del proyecto DIPECHO – CHOCO 2011 – 2012

Encargada de la adecuación y realizar posibles correcciones al borrador hasta tener el producto final

Yuver Luna Mosquera

Estudiante de psicología

Voluntaria de la Cruz Roja Colombiana Seccional Chocó

Facilitadora del proyecto DIPECHO – CHOCO 2011 – 2012

Encargado de la adecuación y realizar posibles correcciones al borrador hasta tener el producto final

Paula Andrea Mendoza

Ingeniera civil

Coordinadora Proyecto DIPECHO – CHOCO 2011 – 2012

Encarda de la revisión y  correcciones del borrador

Edwin Pinto

Delegado de la CRH del proyecto DIPECHO – CHOCO 2011 – 2012

Encardo de la revisión y  correcciones del borrador y finalmente aprobación de la misma para su impresión



[1] La Ruta Metodológica de la Gestión Comunitaria del Riesgo, fue desarrollada en el marco del proyecto “Fortalecimiento de la Capacidad de Respuesta, Reducción del Riesgo y adaptación para el cambio Climático de la Cruz Roja Colombiana” durante el 2008-2010.

[2] SAT Sistemas de Alerta Temprana está concebido como un sistema integrado de mecanismos y procedimientos orientados a la detección oportuna de fenómenos cuya ocurrencia representa un peligro, aunada a la comunicación y respuesta oportuna de los organismos, instituciones y población que asumen una actitud responsable y se movilizan para evitar daños y pérdidas de vidas y bienes.

Uso

El Departamento del Chocó está altamente expuesto y vulnerable a amenazas naturales y a sus fuertes impactos. Estas amenazas son de origen hidro-meteorológico, geológico y humano. El hecho de presentar uno de los más altos niveles de pluviosidad del mundo, su proximidad con la costa Atlántica y Pacífica, la actividad tectónica de la zona de subducción, posibles fallas geológicas, los fuertes vientos y las actividades humanas llevadas a cabo mediante la expansión de la frontera agrícola y pesquera, con la consiguiente tala y quema de árboles, todos tienen un impacto directo sobre los siguientes riesgos naturales: inundaciones, movimientos telúricos y erosión.

Las comunidades tienen una relación unidireccional con su entorno, es decir, explotan indiscriminadamente el bosque tropical y los recursos naturales. En sus propias palabras, “la jungla nunca se agotará, nosotros nos iremos primero, con tanta guerra y tanta pobreza”. Según CODECHOCÓ, esta explotación está directamente relacionada con una mayor acumulación del sedimento efluente en el río Atrato y con la pérdida de la capa de vegetación en las áreas de protección en las orillas del río que sirven como control natural de inundaciones.

La tasa de analfabetismo del 31.7% es el doble de la tasa nacional. La mayor incidencia del analfabetismo se encuentra en los mayores de 15 años (71.9%)[1]. Esto limita el acceso a los conocimientos que pueden ayudar a reducir los riesgos de inundaciones y a la adopción de buenas prácticas para mejorar la respuesta a las inundaciones.

Para el caso del proyecto DIPECHO Chocó, La Ruta Metodológica de Gestión Comunitaria del Riesgo se utilizó desde los tres primeros meses después de empezado el proyecto y se ha convertido en un eje transversal al resto de  actividades, en la fase inicial el paso 4 de la Ruta implementa- (el establecimiento de relaciones con las instituciones y aplicación de las encuestas CAP[2], la cual permitió establecer una línea base para el desarrollo de las actividades propuestas por el proyecto, en la mitad del proceso el paso 7 permitió el avance que se  iba  generando y al final el paso 9, hace una evaluación de las actividades y mide el impacto junto cumplimiento de los objetivos del proyecto de acuerdo con las necesidades de la comunidades inicialmente identificadas.

Cada paso de la Ruta Metodológica fue implementado e introducido en las actividades cotidianas con la comunidad, la vinculación de la herramienta en el Proyecto DIPECHO generó gran aceptación por parte de la comunidad, ya que esto les permitió orientar sus actividades en la búsqueda de un objetivo común, el cual es fortalecerse como comunidad y así poder dar una respuesta oportuna de los organismos, instituciones y población que asumen una actitud responsable y se movilizan para evitar daños y pérdidas de vidas y bienes.

El equipo de personas encargado de desarrollar La Ruta metodológica para la Gestión Comunitaria del Riesgo fue personal voluntario de la Cruz Roja Colombiana Seccional Chocó. Que cuenta con conocimiento y experiencia en educación comunitaria, lo cual facilitó el acercamiento y los logros propuestos en el marco del proyecto de fortalecimiento comunitario.

 

 Para su selección y capacitación se tuvo en cuenta los siguientes criterios:

  • Conocimiento general de la temática de Gestión del Riesgo, así como de los contenidos y alcances de la Ruta Metodológica.
  • Comprensión del enfoque metodológico del proceso de capacitación planteado en el Proyecto.
  • Experiencia en la facilitación de procesos de capacitación de adultos- niños, niñas y jóvenes, altamente participativos.
  • Capacidad para abordar el tema desde una visión integral.
  • Capacidad de trabajo en equipo.
  • Disponibilidad de tiempo, dado que se requerían espacios de reunión, preparación de actividades, coordinación de tareas, antes, durante y después de las sesiones de trabajo.
  • Conocimiento de los principales aspectos sociales, económicos y ambientales de la comunidad en la cual se implementaría el trabajo.

La participación de los actores comunitarios - como los habitantes de los 5 corregimientos del municipio de Bojayá, los consejos territoriales e institucionales como la Alcaldía Municipal, la  Universidad Tecnológica del Chocó, el servicio de Aprendizaje Nacional SENA entre otros  fueron esenciales para el desa­rrollo exitoso del proyecto y actividades de RRD enmarcadas en el mismo, no solo por su participación de número sino en perspectiva de su potencial y capacidades de apoyo a las diferentes gestiones que se implementaron. Algunos ejemplos: - 189 Niños y Niñas capacitados en gestión del riesgo, 206 personas de las comunidades entre hombres y mujeres participaron en el fortalecimiento comunitario, 35 personas de la comunidad fueron capacitadas en el SENA entre otras.

La herramienta  es implementada principalmente por la Cruz Roja Colombiana, Cruz Roja Colombiana Seccional Chocó, y los agentes cooperantes del proyecto-  la Cruz Roja Holandesa, Cruz Roja Noruega, y la Comisión Europea, aportan con los recursos económicos.


[1] CODECHOCÓ: Corporación Autónoma Regional para el Desarrollo  Sostenible del Chocó 2010.

[2] La encuesta CAP, busca determinar el conocimiento (C), actitudes (A) y prácticas (P) de una población sobre un aspecto y/o problema específico. Se basa en un cuestionario utilizado en una muestra representativa de la población estudiada. La encuesta CAP también puede ser usada en la evaluación de un programa. En este caso, la encuesta se realiza antes y después de la intervención (FAO, 2006).

Replicabilidad y sostenibilidad

La Ruta Metodológica de Gestión Comunitaria del Riesgo,  orientó la organización, planeación y desarrollo en los componentes del proyecto DIPECHO[1].

Para alcanzar este objetivo se hizo necesaria la implementación de la herramienta ya que se relaciona con el trabajo comunitario  en el paso No 5,  - Organización y  Fortalecimiento comunitario en Reducción de Riesgos de Desastres RRD; donde se ven relacionadas las capacitaciones.  Ejemplo de ello:

  • Taller AVC para las instituciones
  • 1er taller Municipal sobre Gestión del Riesgo de Desastres en el Sector Escolar - Docentes
  • Taller  al Comité Local de Prevención y Atención de Desastres –(CLOPAD y consejos comunitarios)
  • Talleres comunitarios y escolares en cada una de las comunidades del municipio de Bojayá

 

El aporte de la Ruta Metodológica para la Gestión Comunitaria del Riesgo es muy significativo. Esta metodología de educación ofrece las posibilidades para formar personas con nuevas perspectivas con relación a los desastres, más comprometidas consigo mismas y con la comunidad; más y mejores prácticas de nuevos estilos de vida caracterizados por formas de convivencia más seguras para sí mismos, sus semejantes y la protección de la naturaleza.

No cabe duda que la Gestión del Riesgo (GR) es un tema de importancia y demanda social que debe ser integrado a los procesos de comunitarios, a través del reconocimiento de los desastres como problemas sociales contextualizados en nuestros modelos de desarrollo. En este marco, los procesos pedagógicos, específicamente, tienen el reto de superar el énfasis en la preparación para actuar en momentos de emergencia y migrar a la promoción de acciones más integrales que aborden acciones de prevención, mitigación, reconstrucción y rehabilitación.

La apuesta de La Ruta metodológica para la Gestión Comunitaria del Riesgo, es profundizar en la conceptualización de nociones básicas fundamentales, promoviendo una mejor comprensión de sus alcances, retos y complejidades. En especial se presenta como una propuesta de acciones concretas que la comunidad debe desarrollar para materializar iniciativas en sus respectivos niveles de intervención.

La Ruta se planteó como un eje transversal al proceso, susceptible de ser enriquecida producto de su aplicación y de su incorporación a los procesos de formación permanente de la comunidad; los procesos de socialización de los alcances de ésta con los miembros de las  Comunidades intervenidas, han permitido ajustar y enriquecer los contenidos.

LECCIONES APRENDIDAS

  • La Ruta permitió comprobar los diferentes componentes organizativos y operativos que asume la comunidad dispuestos para la respuesta inicial ante posi­bles situaciones de emergencia. (Comités para emergencias organizados por los actores de la comunidad, elementos y capacidades instaladas para la respuesta, botiquín, camilla para el transporte de los pacientes, plan comunitario de emergencias y capacitación en primeros auxilios en la comunidad, entre otros).
  • Los participantes aprendieron a visualizar de forma individual y colectiva los escenarios de riesgos existentes en su comunidad y la importancia de llevar a cabo acciones de prevención que garantice la seguridad ante situaciones de emergencia.
  •  La Ruta sensibilizó  a los actores locales sobre la importancia de darle un orden lógico al desarrollo y ejecución de un proyecto o programa, lo cual aporta a la ejecución de nuevos proyectos.
  • La Ruta permite ser adaptada a diferentes contextos sociales flexibilizando la gestión del riesgo sin perder la secuencia lógica propuesta para la intervención con comunidades.
  • La articulación y complementariedad de las actividades encaminadas a  la gestión del riesgo con entes públicos y privados, generó mayor compromiso de la comunidad, creando sentido de  pertenencia frente a las labores encaminadas a la gestión del riesgo, aportando significativamente a la interiorización de la cultura de la prevención entre los actores comunitarios.

 

ASPECTOS DE SOSTENIBILIDAD DE LA HERRAMIENTA

  • En términos socioculturales: la sostenibilidad está basada en el grado de empoderamiento y concertación por parte de la comunidad en el proceso de desarrollo, implementación y seguimiento de la metodología y sus resultados.
  • En términos económicos: se requiere la disposición de fondos económicos para la adquisición de materiales e insumos.
  • En términos institucionales: alianzas con las autoridades locales  como la Alcaldía Local entre otras, para la inclusión en los planes de gobierno la financiación de proyectos encaminados a aumentar la resiliencia de comunidades vulnerables, con las comunidades educativas inclusión de la Gestión del Riesgo en sus Planes Curriculares lo cual incide en la interiorización del conocimiento en la formación del ser humano ya que se cuenta con una población objetivo permanente: estudiantes, padres de familia docentes y directivos;  y finalmente con los actores  comunitarios mediante la formulación, ejecución, seguimiento y monitoreo, de forma sistémica[2] que incentiven a la participación comunitaria.
  • La validación de la herramienta se debe efectuar comprometiendo la vinculación  con los diferentes sectores involucrados para validar tanto las acciones de reducción y respuesta propuestas, como la designa­ción de responsabilidades en soluciones a corto y largo plazo, y las metas propuestas para su imple­mentación.
  • La herramienta permite orientar a la comunidad, con el apoyo de las entidades técni­cas del municipio (oficina de planeación de la Alcaldía Local- ONG que trabajan temas específicos y que están permanentes en el territorio de actuación entre otras), sobre las diferentes alternativas para diseñar e implementar técnicamente proyectos y programas para su sostenibilidad frente a las amenazas de mayor potencialidad existentes en el municipio.

 

RESULTADOS NO ESPERADOS

  • La participación de muchas otras entidades que no estaban estipulada, lo cual aporto significativamente al proyecto, permitiendo la articulación de actividades en las comunidades con la ruta metodológica del proyecto, como la Universidad Tecnológica del Chocó -UTCH, (practicantes de trabajo social e ingeniería ambiental), Servicio Nacional de Aprendizaje SENA (practicante de sistemas) Fundación PLAN.
  • Mediante el proceso  de sensibilización y reconocimiento de los riesgos existentes  que generó la Ruta en la Comunidad San José de la Calle , comunidad que fue  intervenida por el proyecto, permitió el compromiso de la comunidad en el resultado #3 del Proyecto DIPECHO –Intervención en la Infraestructura- que consistió en la elevación de algunas viviendas proceso que fue apoyado con la mano de obra de  los habitantes de este corregimiento contando con la asesoría de personal técnico del Proyecto, lo cual es muy interesante y una excelente iniciativa.

 

DIFICULTADES

  • La Implementación de la Ruta metodológica de la gestión comunitaria del riesgo, cuando el proyecto ya había iniciado, lo cual hizo adaptar otras actividades para que la implementación fuera exitosa en los tres meses iniciales al mismo.
  • La prevención y atención ha sido enfocada hacia una política asistencialista[3].  Es decir que el Estado o las entidades gubernamentales han sido los actores que generan una serie de respuestas para responder, mitigar, o dar soluciones provisionales al impacto de los desastres naturales y se tiene poco en cuenta la inversión apara la prevención y preparación. En el paso 1 de la Ruta  Metodológica involucra actores gubernamentales en la identificación de riesgos del municipio, para lo cual el compromiso es bajo por parte de éstas, ya que los recursos tienen diferentes destinos y no pueden dar respuestas concretas enmarcadas en la Gestión del Riesgo.
  • Las sinergias existentes entre la vulnerabilidad, las poblaciones y sus características, los factores de riesgo y, finalmente, las amenazas deja a un lado la comprensión de las dinámicas locales y la posibilidad de desarrollar una capacidad real de prevención y presenta enormes dificultades ya que solo se tiene en cuenta la emergencia dejando de lado el contexto y las posibles causas que generan la materialización de las amenazas existentes en un territorio.
  • La tasa de analfabetismo es alta, esto limita el acceso a los conocimientos que pueden ayudar a reducir los riesgos de inundaciones y a la adopción de buenas prácticas para mejorar la respuesta a las inundaciones.


[1] Componentes del Proyecto DIPECHO Chocó 2011-2012  ( Preparación para Desastres, Gestión Ambiental del Riesgo, Intervención en Infraestructura y  Gestión del Conocimiento).

[2] El pensamiento sistémico es integrador, tanto en el análisis de las situaciones como en las conclusiones que nacen a partir de allí, proponiendo soluciones en las cuales se tienen que considerar diversos elementos y relaciones que conforman la estructura de lo que se define como "sistema".

[3] Andrea Lampis (Ph.D.) Profesor Asistente CIDER http://alampis.uniandes.edu.co/