Herramienta:

Ver PDF Redes de Gestión del Riesgo

Introducción

    Reducir el riesgo de desastres implica un cambio de visión, romper con paradigmas fatalistas e inmovilizadores que nos hacen pensar que “ante los hechos nada se puede hacer”. Implica reconocernos como agentes generadores de riesgos y también como actores claves del cambio y asumir responsablemente la tarea de transformar y reducir las condiciones de vulnerabilidad, fortalecer nuestra capacidad de resiliencia y adaptación. Significa intercambiar y compartir conocimientos, promover espacios de discusión y debate, donde genera una corriente de opinión; facilitar espacios colectivos o mecanismos de gestión del conocimiento; promover, facilitar o participar en redes multi-actores o multisectoriales. Implica además pensar y actuar como colectivo.

    Esta guía trata sobre cómo promover la formación de redes o fortalecer las redes y espacios de coordinación ya existentes, sobre gestión del riesgo de desastres y adaptación al cambio climático.

    La promoción, conformación y/o fortalecimiento de redes de gestión del riesgo es un importante soporte para la reducción de los desastres y la protección de los medios de vida de comunidad y poblaciones vulnerables.

    Esta propuesta es el resultado de la sistematización de diversas experiencias en la construcción de redes de gestión del riesgo a nivel nacional, regional y provincial por los diferentes organismos gubernamentales y no-gubernamentales, que se han venido realizando durante varias décadas por diversas instituciones en el país Perú y en la región de Latinoamérica y el Caribe. La herramienta ha sido elaborada, sistematizada y validada en el marco del proyecto DIPECHO “Fortaleciendo capacidades de sistemas sub-nacionales de gestión del riesgo y desarrollando la resiliencia de comunidades vulnerables a desastres”.

Concepción

La herramienta se ha implementado en las regiones Ancash, Arequipa y Cusco en Perú durante los años 2011 y 2012.  El diseño de la herramienta tomó unos 10 meses y la implementación toma de 3 a 6 meses, dependiendo de los procesos en los que se encuentra el respectivo nivel nacional, regional o provincial y los diferentes organismos que se dedican a la gestión del riesgo.

La información de base para la sistematización de la herramienta se encuentra en la respectiva institución que se menciona en la bibliografía del documento: 5 herramientas para la gestión del riesgo de desastres.

 

Concepción

La herramienta tiene el objetivo de contar con una guía para promover la formación de redes o fortalecer las redes y espacios de coordinación ya existentes, sobre gestión del riesgo de desastres y adaptación al cambio climático.

Las redes de gestión del riesgo son un grupo de trabajo y espacio de coordinación que busca incidir como colectivo con propuestas locales y/o regionales a partir del diálogo y la formulación de iniciativas, basándose en el soporte que tienen como consecuencia del intercambio de experiencias y conocimientos. Estas redes contribuyen a la recuperación del conocimiento tradicional y local, promoviendo la inclusión social y territorial y facilitando el aporte especializado para la prevención, reducción del riesgo, respuesta a emergencias y adaptación al cambio climático y protección de medios de vida.

La herramienta es el resultado de la sistematización de un conjunto de experiencias, prácticas y herramientas que existen en el país de diversas instituciones en el Perú y en otros países de América Latina.

Las redes de gestión del riesgo se constituyen en un espacio clave de incidencia política. Una de las acciones prioritarias del Marco de Acción de Hyogo es “Garantizar que la reducción del riesgo de desastres sea una prioridad nacional y local con una sólida base institucional para su implementación”. Uno de los ejes de trabajo propuestas es la creación de plataformas nacionales multisectoriales y efectivas para orientar los procesos de formulación de políticas y para coordinar las diversas actividades.

Las redes de gestión del riesgo deben propiciar la participación amplia del conjunto de actores locales. La participación amplia de la sociedad civil es clave para garantizar una efectiva implementación del enfoque de gestión del riesgo en el nivel nacional, regional y sobre todo local. Es de gran importancia que las redes de gestión del riesgo de desastres incorporen la adaptación al cambio climático para que se difunda el conocimiento sobre los impactos que el cambio climático está teniendo en los medios de vida y la forma cómo van a evolucionar en el futuro, así como la discusión y formulación de medidas que incidan en la reducción del riesgo de desastres y en la adaptación al cambio climático, orientados no solo al corto y mediano, sino al largo plazo. También deben incorporar el enfoque de protección de medios de vida porque los desastres afectan fundamentalmente los medios de vida de la población y en mayor grado de los más pobres. Los impactos indirectos repercuten en los medios de vida.

Elaboración

La herramienta fue desarrollada con los aportes y las experiencias de los socios ejecutores del proyecto DIPECHO, principalmente PREDES y Soluciones Prácticas, en coordinación con Diakonie y Welthungerhilfe, durante el periodo de agosto 2011 a julio 2012.

Primero se realizó una consultoría mediante la contratación de una consultora externa que levantó toda la información sobre redes de gestión del riesgo o redes afines existentes en Perú y en las diferentes instituciones que trabajan en la gestión del riesgo, principalmente las instituciones ejecutoras del proyecto – PREDES y Soluciones Prácticas.

Después se hizo una revisión y aportación a la herramienta sistematizada para llegar a tener una versión más “amigable” la cual es la que se publica aquí.

El costo de la elaboración de la herramienta se estima en 1.500 Euros (costo de consultora) más los tiempos de los socios en entregar la información deseada a la consultora y revisar, comentar y mejorar la herramienta misma.

La herramienta fue aplicada y validada en este mismo proyecto DIPECHO mediante su uso en Ancash, Arequipa y Cusco a nivel local y regional durante el año 2011 y 2012.

La redes de gestión del riesgo agrupan a todo tipo de organizaciones con capacidad de incidencia en el tema de gestión del riesgo, tales como organizaciones de productores, líderes de organizaciones comunales, brigadistas, redes estudiantiles, representantes de gobiernos locales, regionales y nacionales, universidades, institutos de investigación, colegios de profesionales, bomberos, gremios laborales, agencias de cooperación, ONG, asociaciones de mujeres, niños, docentes, etc.

 

Uso

•Intercambio entre organismos que trabajan en el tema de la gestión del riesgo

•Acciones de incidencia política en los diferentes niveles

•Promoción de cultura de prevención

•Grado de concientización a autoridades y funcionarios municipales y regionales

 

Implementación

El documento presenta orientaciones para el diseño e implementación de redes de gestión del riesgo a nivel nacional, regional y local.

A continuación se presenta el proceso para construir una red:

Proceso metodológico

  1.  Coordinación con las autoridades locales y establecimiento de compromisos políticos.  El primer paso, y fundamental, es que debe existir compromiso político de gobiernos y/o actores locales (instituciones, organismos, organizaciones, etc.) para promover la conformación de redes de gestión del riesgo y que se asuma el compromiso de darle seguimiento e impulso a las actividades de la misma.

  2. Mapa de actores: organismos e instituciones. Identificación de instituciones, organismos y organizaciones que intervienen en el ámbito local o en el ámbito en el cual se pretenda promover la red de gestión del riesgo, con la finalidad de sensibilizarlos sobre el tema y luego convocarlos para su incorporación como parte de la red. Es importante además tener una aproximación a sus competencias, roles y funciones en cuanto a la temática de riesgos y desastres.

  3. Sensibilización de representantes de municipios, instituciones, organismos públicos y privados, jóvenes, lideresas y líderes comunitarios y de la población, etc. / Taller de sensibilización sobre gestión del riesgo. Sensibilizar a los funcionarios de las instituciones públicas y/o privadas, sobre la necesidad de articular esfuerzos, intercambiar información y conocimiento, promover una acción concertada y generar mecanismos de coordinación para la acción concertada para la reducción de riesgo, la adaptación al cambio climático y la protección de los medios de vida de la población vulnerable.

  4.  Conformación de redes de gestión del riesgo. Promoción, conformación y/o fortalecimiento de redes de gestión del riesgo constituye una prioridad y soporte para la reducción de los desastres, la adaptación al cambio climático y la protección de los medios de vida. La participación de la sociedad civil es clave para garantizar una efectiva implementación del enfoque de gestión del riesgo en el nivel nacional, regional y sobre todo local.

    Se debe propiciar una participación amplia, agrupar a diferentes organizaciones con capacidad de incidencia en el tema de GRD, tales como: municipios, instituciones sectoriales, universidades, institutos de investigación, colegios de profesionales, bomberos, gremios laborales, agencias de cooperación, ONG, asociaciones de mujeres, grupos voluntarios de jóvenes, redes estudiantiles, docentes, organizaciones de productores, líderes de organizaciones comunales, etc.

    Con la conformación de las redes de gestión del riesgo se tiene una plataforma para la coordinación intersectorial para facilitar la coordinación de un gran número de iniciativa a escala local, regional y nacional.

  5. Desarrollo del plan de trabajo. Se identifican las acciones y actividades a impulsar de manera planificada en las redes de gestión del riesgo. El plan de trabajo compila el conjunto de acciones y actividades, bajo ejes programáticos y objetivos, establece plazos de tiempo y se calcula el uso de los recursos. Generalmente debe contener: Qué se quiere lograr (objetivo); cuánto (cantidad y calidad); cuándo (en cuánto tiempo); dónde (lugar); con quién y con qué se desea lograrlo (personal, recursos financieros).

  6. Promover foros, talleres y espacios de intercambio y actividades de incidencia. Promover y realizar foros y espacios de intercambio de lecciones aprendidas orientados a tomadores de decisión, autoridades municipales y sectoriales, organizaciones de la sociedad civil, ONG, otras redes sociales, representantes de medios de comunicación etc.

  7. Círculos de estudios. Promover la conformación de círculos de estudio, con la finalidad de que contribuyan a fortalecer y conocer con exactitud los contenidos de la gestión del riesgo y generar conciencia para realizar acciones de reducción de riesgo, adaptación al cambio climático y protección de medios de vida, con compromiso y responsabilidad. En los círculos de estudio participan activamente los estudiantes de escuelas e instituciones educativas, brigadas escolares y docentes.

  8. Pasantías e intercambios. Son numerosas las iniciativas locales de reducción del riesgo, ejecutadas por diferentes organismos en diferentes partes del país y que constituyen experiencias que deben servir para enriquecer mutuamente el nivel participativo y organizativo de las diferentes organizaciones y comités comunitarios conformados. Las experiencias permiten reconocer que existen capacidades en los gobiernos locales, organismos no gubernamentales de desarrollo, organizaciones de base, universidades, medios de comunicación y demás integrantes de la sociedad civil, para evaluar la problemática del desarrollo y los desastres, así como para elaborar propuestas, negociar y gestionar recursos que implementan estrategias orientadas al desarrollo local y nacional con enfoque de reducción del riesgo.

  9. Plataformas Web. Diseñar y desarrollar una plataforma Web como un espacio o mecanismos para favorecer el intercambio y cooperación, y responder a la necesidad de aprender de las lecciones para mejorar la práctica y el quehacer en gestión del riesgo.

  10. Plataformas nacionales. Son un mecanismo nacional y multisectorial que funge como agente promotor de la RRD en diferentes niveles. Ofrece coordinación, análisis y asesoría en torno a las áreas prioritarias del Marco De Acción de Hyogo que requieren de acciones concertadas. Una plataforma nacional para la RRD es un comité o foro compuesto por grupos multisectoriales, dirigido a nivel nacional, y deberá ser el mecanismo de coordinación para lograr la plena incorporación de la gestión del riesgo de desastres a las políticas, la planificación y los programas de desarrollo.

  11. Visión de primera línea (VPL). Visión de primera línea (VPL) es una herramienta metodológica de investigación ejecutada por la sociedad civil para medir el avance de implementación de las 5 prioridades del Marco de Acción de Hyogo, las cuales contribuyen a la reducción de riesgos.

Replicabilidad y sostenibilidad

  • Buscar y promover la participación de las y los actores locales, instituciones y organismos públicos y privados, universidades, ONGs, colegios profesionales, organizaciones comunitarias, instituciones educativas y la población – como parte de la dinámica y actividades impulsadas por las redes.
  • Articular las diferentes iniciativas para la integración a los procesos en marcha de las redes de gestión del riesgo regionales y macro regionales.
  • Buscar la vinculación o impulsar diplomados o postgrados en gestión del riesgo de desastres con las universidades que participan de las redes de gestión del riesgo en las regiones.
  • Promover campañas de sensibilización impulsadas por las redes de gestión del riesgo, desde el trabajo en las escuelas y con la participación de la niñez en edad escolar. Esto permitirá cimentar la importancia de la gestión del riesgo en la comunidad a temprana edad y la posibilidad de su inclusión de la GRD en la currícula educativa.
  • Promover la vinculación, el intercambio y la acción concertada entre técnicos, funcionarios municipales y de instituciones públicas, miembros de colegios profesionales, las ONGs, universidades, la comunidad, etc.
  • Vinculación con otras redes, movimientos y mesas de concertación, incidiendo en ella para la transversalización del tema en su agenda y quehacer, y una masificación y transferencia da los demás miembros de las redes a las cuales se van vinculando.
  • Articulación y acompañamiento a programas, proyectos e iniciativas promovidas por las instancias y organismos públicos y privados que pueden, o no, estar integrados o formar parte de las redes de gestión del riesgo.

 

Las lecciones aprendidas para mejorar futuras intervenciones con esta herramienta son las siguientes:

-  Los responsables de tomar decisiones y los profesionales de organismos públicos y privados, no siempre reconocen la importancia de la temática de reducción del riesgo en el entorno del desarrollo, tienden a asociarlo sólo con aspectos de crisis y emergencia, que dificulta su participación en las redes de gestión del riesgo y limita su compromiso con las acciones propuestas y programadas por estas instancias.

-  Siendo las redes de gestión del riesgo espacios en donde instituciones, organizaciones y grupos confluyen de manera voluntaria para promover e incidir en políticas de gestión del riesgo, en algunos casos, la actividad de estas redes no es constante y requiere de que algunos de los organismos que la integran pueda imprimirle mayor dinámica para impulsar las acciones.

-  Dado que se trata de una red de carácter voluntario, autónomo e independiente, el aspecto de financiamiento puede poner en riesgo la sostenibilidad de la misma, en caso de que no se generen e impulsen estrategias para su funcionamiento con el apoyo y soporte del colectivo.