Herramienta:

Ver PDF Campañas de Sensibilización

Introducción

    Con mucha frecuencia vemos noticias que indican que en alguna parte del país, un pueblo ha sido afectado por la ocurrencia de un desastre. La información que recibimos sobre este acontecimiento a través de los medios de comunicación, por lo general hace referencia a la “ferocidad del río”, o a la “maldad de la lluvia”, o sobre “los castigos que nos da la naturaleza”, y también mencionan de manera reiterada sobre “la inconsciencia e irresponsabilidad de la población que se ubica en zonas de riesgo”.

    Reducir el riesgo de desastres implica un cambio de visión, romper con paradigmas fatalistas e inmovilizadores que nos hacen pensar que “ante los hechos (de la naturaleza) nada se puede hacer”. Implica también reconocer que somos agentes generadores de riesgos y también actores claves del cambio. Para ello la educación y la sensibilización de las poblaciones y autoridades son fundamentales.

    Este documento presenta orientaciones para el diseño e implementación de campañas de sensibilización que pueden llevarse a cabo a través de diversos medios de comunicación y también de manera directa, dependiendo de la escala o del espacio territorial que se quiere abarcar.

    Esta herramienta es el resultado de la sistematización de diversas experiencias en campañas de sensibilización a nivel regional, provincial y local, que se han venido realizando durante varias décadas por diversas instituciones en Perú y en la región de Latinoamérica y el Caribe. La herramienta ha sido elaborada, sistematizada y validada en el marco del proyecto DIPECHO “Fortaleciendo capacidades de sistemas sub-nacionales de gestión del riesgo y desarrollando la resiliencia de comunidades vulnerables a desastres”.

     

Concepción

La herramienta se ha implementado en las regiones Ancash, Arequipa y Cusco en Perú durante los años 2011 y 2012. El diseño de la herramienta tomó unos 10 meses y la implementación toma de 1 a 3 meses, dependiendo de cada campaña y de los procesos de comunicación y campañas en los que se encuentra el gobierno regional, provincial o local y su grupo meta al cual está dirigida.

La información de base para la sistematización de la herramienta se encuentra en la respectiva institución que se menciona en la bibliografía del documento 5 herramientas para la gestión del riesgo de desastres.

Concepción

La herramienta tiene el objetivo de brindar una guía metodológica para diseñar y recrear herramientas de comunicación y difusión que contribuyan al fortalecimiento de las capacidades de la sociedad en torno a la gestión del riesgo (facilitando el acceso a la información y al conocimiento promoviendo la participación de la población).

Las campañas de sensibilización incluyen la información al público sobre la existencia de los riesgos, las corresponsabilidades en la formación de riesgos, los desastres y sus impactos, los casos exitosos en reducción del riesgo y adaptación al cambio climático.

Mediante las campañas se logra el empoderamiento de las comunidades a través del manejo del lenguaje y de los mensajes, brindando una información clara y culturalmente apropiada para la toma de decisiones.

Es imprescindible diseñar y recrear herramientas de comunicación y difusión que contribuyan al fortalecimiento de las capacidades de la sociedad en torno a la gestión del riesgo.

La herramienta muestra el resultado de la sistematización de un conjunto de experiencias, prácticas y herramientas que existen en el país de diversas instituciones en el Perú y en otros países de América Latina.

Hay que acrecentar el nivel de conciencia ciudadana sobre la importancia del riesgo y su relación con la calidad de vida de la población, sobre las responsabilidades frente a los riesgos y reforzar el compromiso y participación en la gestión del riesgo de desastres. Es necesario que la sociedad entienda que todos tenemos responsabilidad en la construcción del riesgo, pero aún más importante que conozca y se sensibilice en la responsabilidad y compromiso que debe asumir en la reducción del riesgo de desastres.

Las campañas de sensibilización deben nacer, alimentarse y recrearse de la propia cultura de la población, de varones y mujeres, de sus instituciones y de sus autoridades. La presente herramienta está dirigida a medios de comunicación, escuelas, organizaciones de base, autoridades, funcionarios municipales, instituciones públicas, privadas, líderes comunitarios.

Elaboración

La herramienta fue desarrollada con los aportes y las experiencias de los socios ejecutores del proyecto DIPECHO, principalmente PREDES y Soluciones Prácticas, en coordinación con Diakonie y Welthungerhilfe, durante el periodo de agosto 2011 a julio 2012.

Primero se realizó una consultoría mediante la contratación de una consultora externa que levantó toda la información sobre campañas de sensibilización existente en Perú y en las diferentes instituciones que trabajan en la gestión del riesgo, principalmente las instituciones ejecutoras del proyecto – PREDES y Soluciones Prácticas.

Después se hizo una revisión y aportación a la herramienta sistematizada para llegar a tener una versión más “amigable” la cual es la que se publica aquí.

El costo de la elaboración de la herramienta se estima en 1.500 Euros (costo de consultora) más los tiempos de los socios en entregar la información deseada a la consultora y revisar, comentar y mejorar la herramienta misma.

La herramienta fue aplicada y validada en este mismo proyecto DIPECHO mediante su uso en Ancash, Arequipa y Cusco a nivel local y regional durante el año 2011 y 2012.

Está dirigida a autoridades de gobiernos locales y a la población así como a los promotores participantes de las acciones de la campaña.

Uso

Acciones incidencia en políticas públicas

Promoción de cultura de prevención en espacios territoriales

Grado de concientización a autoridades y funcionarios municipales y regionales

Promoción de buenas prácticas de gestión de riesgo y adaptación al cambio climático

Poner en agenda publica un tema específico que interesa solucionar

 

Implementación

El documento presenta orientaciones para el diseño e implementación de campañas de sensibilización que pueden llevarse a cabo a través de diversos medios de comunicación y también de manera directa, dependiendo de la escala o del espacio territorial que se quiere abarcar.

A continuación se presenta la secuencia metodológica para la realización de campañas de sensibilización:

Proceso metodológico

  1.  Coordinación con las autoridades locales y establecimiento de compromisos políticos.  El primer paso, y fundamental, es que debe existir compromiso político de gobiernos y/o actores locales (instituciones, organismos, organizaciones, etc.) para realizar e impulsar campañas de sensibilización y que sirva como motor para el desarrollo de acciones de reducción de riesgos y desastres. En el caso de que la iniciativa surja de una institución no gubernamental  privada, se tendrá que presentar la propuesta a las autoridades y funcionarios de la municipalidad para lograr una relación de comunicación más cercana y para sensibilizarlos sobre los peligros y la importancia de participar activamente impulsando acciones articuladas y planificadas de sensibilización.
  2. Diseñar una estrategia de sensibilización concertada y consensuada con los actores locales. La estrategia de sensibilización debe de estar orientada no sólo a la población en general, sino también a los niveles políticos, técnicos y académicos con el fin de concientizarlos sobre los problemas que generan los desastres. La estrategia comprende planificar, organizar, priorizar y la elaboración del cronograma conjunto de acciones de sensibilización a desarrollar; además definir los recursos económicos y humanos para la implementación de las campañas. Hay que coordinar con otros organismos que conducen o impulsan programas de sensibilización o concientización en las comunidades o áreas de intervención, a fin de concertar, vincular y, en caso sea posible, ensamblar las diversas actividades.
  3. Sensibilización sobre Gestión de Riesgos a través de talleres de sensibilización.  La sensibilización está orientada hacia las autoridades, funcionarios y técnicos de las instituciones sectoriales, del municipio, organismos públicos y privados, lideresas y líderes comunitarios, representantes de organizaciones de base y comunitarias, de organizaciones juveniles, etc. Se sugiere la realización de Talleres de Sensibilización sobre Gestión del Riesgo, en donde a través de una metodología muy dinámica, se propicie la mayor participación de los asistentes. Se les motivará a que reconozcan su participación en el formación del riesgo de desastres, a que analicen los impactos de los desastres y los impactos progresivos que genera el cambio climático y a que reconozcan sus capacidades para cambiar y transformar las condiciones de vulnerabilidad y así reducir progresivamente el riesgo de desastres.
  4. Establecimiento de alianzas con los medios de comunicación. Se debe propiciar un acercamiento con los medios de comunicación. Presentar la propuesta a desarrollar a través de visitas personales y reuniones con periodistas conocidos, reconocidos y/o con los responsables de los medios de comunicación. Es recomendable además, la firma de convenios con los medios de comunicación (escritos y hablados), que aporte y dé respaldo al desarrollo de la campaña de sensibilización, ratificando de esta manera el interés y voluntad política en trabajar estos temas, plasmando su compromiso con la emisión de notas de prensa, artículos, promover acciones de investigación, etc.
  5. Capacitación a los medios de comunicación y periodistas: Los medios de comunicación, periodistas y comunicadores sociales cumplen un rol vital como agentes claves para masificar y multiplicar los mensajes de reducción del riesgo de desastres y en las tareas de sensibilización y concientización pública. Por ello una de las actividades principales es la realización de Talleres de Sensibilización sobre Gestión de Riesgos, dirigido a periodistas y comunicadores sociales de los medios de comunicación, de instituciones académicas, instituciones públicas, de colegios profesionales de periodistas.
  6. Realizar foros y espacios de intercambio orientados a tomadores de decisión y autoridades. Promover y realizar foros, seminarios y espacios de intercambio de lecciones aprendidas orientados a tomadores de decisión (congresistas, ministros, directores, etc.) y autoridades municipales y sectoriales.
  7. Promover foros, talleres y espacios de intercambio con organizaciones de la sociedad civil, ONG, redes sociales, comunidad educativa, población de comunidades, caseríos o localidades, etc. Promover la organización y realización de foros, talleres con organizaciones de la sociedad civil. Con las instituciones educativas debe realizarse actividades específicas de sensibilización orientadas a la comunidad estudiantil sobre los impactos de los desastres y del cambio climático, sobre las medidas que ayudan a reducir el riesgo y a adaptarse el Cambio Climático.
  8. Realizar conferencias de prensa: Realizar conferencia de prensa y/o espacios de intercambio y debate, dirigidos a los representantes de los medios de comunicación.
  9. Desarrollo de ferias del conocimiento, festivales, exposiciones, teatros populares, pasacalles, etc. Preparación y ejecución de actividades divulgativas abiertas a todo público, y que buscan interesar y sensibilizar a la población sobre la reducción de los riesgos de desastres, la adaptación al cambio climático y la protección de los medios de vida. Estas actividades públicas pueden realizarse en los barrios, comunidades, universidades, escuelas, campos feriales, etc. Entre las actividades divulgativas abiertas resaltan la organización y realización de: pasacalles con la participación de instituciones educativas y organizaciones vecinales, teatro popular, concentraciones populares, espectáculos de canto, etc.
  10. Realizar exposiciones y espacios de difusión en universidades y colegios profesionales.  Realizar campañas de sensibilización y divulgación en universidades y colegios profesionales que impliquen foros de discusión, exposiciones, presentación de experiencias, prácticas y herramientas relacionadas con la reducción del riesgo de desastres, recuperación post-desastres, adaptación al cambio climático y protección de medios de vida (propuestas, logros y lecciones aprendidas, fotos y feria de propuestas).
  11. Elaborar materiales de difusión. Elaborar mensajes comunicativos y materiales de divulgación y sensibilización diseñados para despertar conciencia sobre las condiciones de riesgo, los desastres y su impacto y sobre la necesidad de estar preparados y preparadas ante la probabilidad de desastres.

Replicabilidad y sostenibilidad

  • Promoviendo la participación y el involucramiento de la población y los actores locales en todo el proceso de diseño e implementación de la campaña de sensibilización.
  • Empoderando a la comunidad a través de procesos de aprendizaje local, mediante intercambios, talleres de sensibilización, programas radiales, paneles y pancartas de comunicación, folletos y guías, etc.
  • Propiciando una mayor reflexión y sensibilización ante la problemática del riesgo de desastres por parte de autoridades, población y organizaciones/ instituciones que trabajan en los territorios.
  • Formando personal de las instituciones y de la población con habilidades para capacitar y sensibilizar; además de la existencia de herramientas que pueden ser utilizadas por los grupos interesados, para sensibilizar y mejorar las capacidades en gestión del riesgo en los territorios.
  • Divulgando los programas, herramientas, manuales y guías desarrolladas a gran escala, a nivel nacional, regional, local y en diversas comunidades.
  • Impulsando acciones de difusión y divulgación, a través de espacios radiales, reuniones, talleres, distribución de folletos, colocación de pancartas y banners, emisión de mensajes radiales, reproducción de videos y desarrollo de plataformas Web.
  • Promoviendo la vinculación, el intercambio y la acción concertada entre la comunidad, los técnicos, los funcionarios, las ONG, etc.
  • La participación de los niños, niñas y jóvenes en las campañas de sensibilización como transmisores de mensajes y difusores de las propuestas de prevención y preparativos ante desastres, es un aspecto vital a tomar en cuenta cuando se quieren impulsar acciones y procesos de gestión del riesgo.
  • La base social compuesta por el liderazgo local se convierte en un elemento clave para la sostenibilidad de las acciones en los territorios.
  • Vinculando y comprometiendo a los medios de comunicación como difusores de los mensajes comunicativos y de sensibilización sobre reducción del riesgo de desastres.

 

Las lecciones aprendidas para mejorar futuras intervenciones con esta herramienta son las siguientes:

  • La falta de motivación inicial de las autoridades y funcionarios por el desconocimiento del tema y del enfoque (preventivo, de planificación y desarrollo) de gestión del riesgo; lo que fue superado por la actividad de involucramiento progresivo de la población, organizaciones y organismos en las actividades de sensibilización.
  •  La falta de asistencia y poca participación de población en las reuniones y en las actividades de sensibilización.
  •  Realizar diversas acciones de divulgación y sensibilización con formato puntual sin continuidad; sin vincular y comprometer en su implementación a organismos e instituciones permanentes que podrían dar continuidad a las acciones.
  •  Desarrollo y existencia de herramientas y materiales de sensibilización que no necesariamente están adaptadas o adecuados a las poblaciones donde se van a aplicar o replicar; no consideran su dinámica, su cultura e idiosincrasia, y muchas veces tampoco toman en cuenta el lenguaje o idioma local o propio de esas poblaciones y territorios. Esto generalmente sucede cuando se trabajan con comunidades nativas o indígenas.
  •  La gestión del riesgo no es una prioridad en las agendas de los gobiernos locales, ni de las instituciones sectoriales. Tampoco suele ser un tema de prioridad, o parte de los problemas y estrategias de supervivencia de los sectores vulnerables de las comunidades y localidades.